INFANTO-JUVENIL

La infancia y adolescencia son etapas esenciales en la vida del individuo, ya que es entonces cuando se desarrollan aspectos fundamentales de su personalidad.
Sin embargo, es durante esta época cuando algunos niños y adolescentes presentan dificultades que suponen una continua preocupación para los padres.
Para evitar problemas en el futuro, es muy importante atender todos aquellos aspectos, tanto emocionales como conductuales, que puedan estar interfiriendo en el ajuste del menor con el entorno.

 

¿Cuándo es necesario acudir a un psicólogo?
Que los padres no sean capaces de gestionar y manejar ellos solos las dificultades, una larga duración del problema o una acentuación de los síntomas, son algunos indicadores para pedir ayuda a un profesional.

En nuestro centro, desde un marco de intervención ajustado al menor, se pretende mejorar su bienestar emocional, trabajando siempre de manera coordinada con la familia y el entorno escolar.

Problemas a tratar en la población infanto-juvenil:

Ansiedad
Miedos o fobias
Depresión
Problemas en el control de esfínteres
Trastornos de la Conducta Alimentaria
Trastornos del sueño
Alteraciones de la conducta
Problemas emocionales
Déficit de Habilidades Sociales
Fracaso escolar