TEA (2/4/18)

TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA (TEA)

Durante los últimos años se ha producido un incremento en la detección de casos de autismo en todo el mundo. Tanto es así, que la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) declaró en el año 2007, el 2 de abril como el día mundial de la concienciación sobre el autismo.

Durante los año 2017 y 2018 se ha utilizado el lema «Rompamos juntos barreras por el autismo. Hagamos una sociedad accesible».

El objetivo de las asociaciones de autismo con este movimiento es conseguir una mayor integración en la sociedad de las personas que padecen este trastorno. Y no se trata solo de la inclusión social de los que la sufren, sino de ofrecer mayores apoyos a todas aquellas familias que lidian con el autismo y con las barreras que le rodean día a día.

Pero ¿qué es exactamente el espectro autista? ¿Es posible una adaptación a la sociedad?

¿Qué es el autismo?
El término Trastorno del Espectro Autista (TEA) hace referencia a distintas afecciones en el neurodesarrollo y el funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta. Su origen es neurobiológico y aunque afecta a cada individuo de manera diferente, existen tres características principales comunes a todos los casos:

Dificultades en las habilidades de interacción social: esto implica un déficit en la reciprocidad social, es decir, tienen muchos problemas a la hora de procesar las señales no verbales del otro, como la expresión facial, los gestos o la entonación de la voz.

Dificultades de comunicación: existe un continuo que oscila entre aquellos que no utilizan el lenguaje y aquellos que lo usan de forma fluida, pero disfuncional.

Conductas, intereses y actividades estereotipados: las personas con TEA presentan conductas y preocupaciones repetitivas por determinados objetos o elementos.

Los expertos señalan que los niños con TEA no responden a estímulos sociales desde la temprana infancia, que existe contacto visual deficiente y que presentan muchas dificultades para afrontar cambios en sus actividades y su entorno. De hecho, las rutinas diarias son esenciales para la estabilidad de estos niños. En cuanto a la capacidad intelectual, esta varía desde la discapacidad hasta capacidades superiores a la media.

Prevalencia

Ya que no existen estudios poblacionales, no se sabe con precisión los casos que hay en nuestro país. Sin embargo, sí se ha producido un aumento considerable de casos diagnosticados, debido, entre otras razones, a la mejora de los medios para una detección temprana. Según los estudios epidemiológicos realizados en Europa, el autismo afecta a 1 de cada 100 niños (AutismEurope – aisbl 2015), por lo que se estima que en España hay más de 450.000 personas que sufren este trastorno.

Tratamiento
Los síntomas del autismo se manifiestan poco después del segundo año de vida. Una detección temprana es fundamental para obtener un buen pronóstico y favorecer la evolución del sujeto.

Aunque los afectados siempre van a vivir con esta patología, sus síntomas y sus implicaciones más problemáticas sí se pueden tratar desde una perspectiva integral, tanto a nivel cognitivo como emocional y social. Se trata de trabajar aspectos que mejoren su calidad de vida a partir de apoyos individualizados y especializados.

 

Todavía queda mucho por conocer sobre el autismo. Actualmente se está investigando en su etiología y se están elaborando distintos tratamientos e intervenciones que mejoren la calidad de vida de los pacientes.

Pero mientras la ciencia avanza, la sociedad todavía presenta demasiadas barreras para estas personas, que luchan por derribarlas y poder ejercer plenamente sus derechos.

Son necesarios tanto medios económicos para las familias, como infraestructuras que se adapten a sus necesidades y que les permitan el acceso a todo tipo de lugares y servicios, y por supuesto, a la educación y puestos de empleo. Un sistema que fomente la igualdad de oportunidades y que les permita valerse por sí mismos acabaría con la exclusión social y con la discriminación por parte del resto de la sociedad.

Aunque todavía queda mucho por hacer y por conseguir, parece que después del apoyo recibido el último 2 de abril, el objetivo está un poco más cerca.